‘¡Wow!’, dijo el Papa Francisco al ver sus Nike personalizados

Cada vez que el P. Jim Sichko, sacerdote estadounidense, visita al Papa Francisco en el Vaticano, le lleva un regalo, y el pasado miércoles no fue la excepción, pues durante la Audiencia General le obsequió algo muy peculiar: unos tenis Nike personalizados.

El sacerdote, del estado de Kentucky, quería regalarle en este 2022 algo muy especial a Su Santidad, por lo que pensó en darle unos zapatos personalizados.

Los tenis llevan el nombre y el escudo de armas del Papa Francisco.

De acuerdo con declaraciones del sacerdote al reportero Chris Leac, de The Herald Leader, al ver la caja que contenía el regalo, el Papa Francisco seguramente habría pensado que se trataba, como en otros años, de una botella de bourbon, pero al abrirla y ver los tenis, el Pontífice simplemente dijo: “wow“, los tomó y los miró.

Se trata de un par de tenis Nike Blazer Mid ’77,  blancos y amarillos, los colores de la bandera del Vaticano. En el costado de cada zapato, que cubre parcialmente el logotipo de Nike, está el escudo de armas del Papa. Las palabras “Papa” y “Francisco” están en la parte posterior de cada tenis.

Los tenis fueron creados por Billy Hobbs, el propietario de True Blue Customs, quien ha diseñado zapatos para celebridades como Drake, Kid Rock, Paul McCartney y Snoop Dogg, pero hacer zapatos para el Papa es algo que nunca pensó hacer.

Si bien era todo un reto, el diseñador superó las expectativas del sacerdote: “Cuando me los presentó la noche antes de irme, me sentí abrumado”, dijo.

El P. Jim Sichko entregando al Papa Francisco sus Nike personalizados. /Fotos: Herald Leader.

Hobbs también personalizó una caja para los zapatos con el escudo de armas del Papa. También diseñó una etiqueta de caja de zapatillas tradicional en el lateral con el título “Papa Francisco SE” para la edición especial.

El trabajo le habría llevado al diseñador entre 8 a 10 horas. Pero valió la pena, pues cuando comenzaron a hacerse virales las fotos del Papa sosteniendo sus tenis personalizados, Hobbs estaba orgulloso del trabajo que hizo. “Probablemente la mejor parte fue ver la sonrisa en su rostro”, dijo el sacerdote.

Post Comment