Ucrania. El Papa: Dolor por el intenso ataque misilístico, evitar toda escalada

Estambul y la ” martirizada” Ucrania. Un largo rastro de sangre, fruto de la brutal violencia, atraviesa el Bósforo y une a las víctimas del atentado terrorista del 13 de noviembre en el barrio de Taksim con los habitantes de Kiev, Leópolis y otras ciudades ucranianas, sobre las que ha caído una lluvia de más de cien misiles en las últimas horas. Dos de ellos -de momento, parece que son fragmentos- impactaron en la localidad de Przewodów (Polonia) a última hora de la tarde de ayer, matando a dos personas. Esta noticia, que se está investigando para establecer el origen de los cohetes, provocó ayer una oleada de terror generalizado ante el riesgo de una respuesta inmediata que provocara una escalada a escala mundial.

Que prevalezca el deseo de paz

Y es precisamente la escalada del conflicto lo que Francisco pide evitar en su llamamiento al final de la audiencia general. “He recibido con dolor y preocupación la noticia de un nuevo y aún más fuerte ataque con misiles contra Ucrania que ha causado muertes y daños en muchas infraestructuras civiles”, dice el Papa.

Recemos para que el Señor convierta los corazones de quien aún apunta a la guerra y haga prevalecer el deseo de paz para la martirizada Ucrania, para evitar cualquier escalada y abrir el camino al alto el fuego y al diálogo.

Recemos por Ucrania: “Date prisa, Señor”

Por eso, como siempre desde hace nueve meses, en cada discurso público -desde el Ángelus hasta la homilía, desde la catequesis hasta el mensaje escrito- Francisco pide oraciones por esta tierra que, con un ya consolidado epíteto define “martirizada Ucrania”.

Nuestra oración incesante es también por la Ucrania martirizada: que el Señor dé a los ucranianos consuelo, fortaleza en la prueba y esperanza de paz. Podemos rezar por Ucrania diciendo: “Date prisa, Señor”.

El Papa Francisco durante la audiencia general en la plaza de San Pedro

El Papa Francisco durante la audiencia general en la plaza de San Pedro

El pensamiento por las víctimas de Estambul

No falta en el pensamiento del Obispo de Roma la condena por el drama vivido hace dos días en el corazón de la ciudad turca de Estambul, donde un atentado kamikaze en una de las zonas céntricas mató a ocho personas e hirió a más de 80.

“Elevo mis oraciones por las víctimas inocentes del atentado terrorista perpetrado en los últimos días en Estambul”.

El Papa reitera su cercanía ya expresada ayer en el telegrama al Nuncio Apostólico en Turquía, firmado por el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, en el que también exhortaba al pueblo turco a no dejarse desanimar por la violencia en el “construir una sociedad basada en los valores de la fraternidad, la justicia y la paz”.

La esperanza en Cristo

El Papa confía esta esperanza a Jesucristo. En su saludo a los fieles de lengua alemana presentes en la Plaza de San Pedro, el Pontífice recuerda la solemnidad de Cristo Rey que se celebrará el próximo domingo: “Encomendémonos al Señor de la historia -dice- en todas las tribulaciones de nuestro tiempo, con la certeza de que en el trono de la Cruz ha vencido el mal y la muerte.

De nuevo un pensamiento para Ucrania y los otros conflictos que tienen lugar en el mundo en su saludo a los peregrinos polacos. Entre ellos se encontraban miembros de la Fundación SOAR y un grupo de artistas de Ucrania, Polonia, Israel y otros países, que participaban en el Festival de los Salmos de David y llegados a Roma para presentar el concierto “Salmos de Paz y Misericordia”. “Deseo que este evento artístico y espiritual -concluye Francisco- fomente intenciones y proyectos de fraternidad y concordia”.

Post Comment