Tawadros II, el abrazo al Papa y la oración común por los mártires

Del 9 al 14 de mayo, el patriarca copto ortodoxo de Alejandría, Tawadros II, visitará Roma. El padre Hyacinthe Destivelle, responsable del Dicasterio para la Promoción de la unidad de los cristianos, ilustra a los medios de comunicación vaticanos la importancia de este importante viaje.

Padre Destivelle, ¿qué se quiere celebrar con este viaje a Roma de Tawadros II?

Celebramos tres eventos: el primero es el 50º aniversario del primer encuentro entre un Obispo de Roma y un patriarca copto ortodoxo. Fue el encuentro en 1973 entre el Patriarca – que también tiene el título de Papa – Shenouda, el 10 de mayo en Roma, y el Papa Pablo VI, que firmó un acuerdo cristológico muy famoso, que sirvió de modelo para acuerdos similares con las demás Iglesias ortodoxas orientales, reconociendo los tres primeros Concilios ecuménicos.

Luego celebramos también el décimo aniversario de la primera visita de Tawadros en 2013, unos meses después de la elección de Francisco y del propio Tawadros; celebramos así el final de 1500 años de controversias cristológicas en torno al Concilio de Calcedonia.

Cada vez, un paso más adelante en el camino de la unidad…

La unidad es un camino, como reitera a menudo el Papa Francisco, y seguramente esta visita será un hito en nuestro camino de unidad. Ya hubo pasos importantes en el pasado, como el envío de observadores al Concilio Vaticano II por parte del patriarca Cirilo, la devolución de las reliquias de San Marcos en 1968, la mencionada visita en 1973, la puesta en marcha de una Comisión mixta bilateral entre las Iglesias copta y católica.

“Ahora, las relaciones teológicas se desarrollan en el marco de una Comisión mixta entre la Iglesia católica y todas las Iglesias ortodoxas orientales, en la que la Iglesia copta desempeña un papel especial porque el copresidente es un obispo copto desde el principio”

Durante la visita de Tawadros a Roma, están previstas varias citas…

La estancia del patriarca Tawadros en Roma comenzará con una peregrinación a la Tumba de San Pedro y, al día siguiente, el 10 de mayo, asistirá a la audiencia general en la Plaza de San Pedro. Será, por tanto, una forma de dar a conocer este Día de la amistad copto-católica (que cae, precisamente, el 10 de mayo).

Al día siguiente, el 11 de mayo, habrá una audiencia privada con el Santo Padre, que incluirá también un momento de oración. Por último, el 14 de mayo, el patriarca celebrará con sus fieles, numerosos en Italia, alrededor de 100.000, en la Basílica de San Juan de Letrán.

“Por supuesto, en este caso, el uso de la catedral del Obispo de Roma se ha concedido teniendo en cuenta el carácter histórico de la visita y el número de fieles, que seguramente serán miles”

El patriarca no celebrará en el altar del Papa, tendrá su propio altar donde celebrará la liturgia en rito copto. Cabe señalar a este respecto que el Directorio ecuménico afirma en el punto 137 que “si los sacerdotes, ministros o comunidades que no están en plena comunión con la Iglesia católica no disponen de un lugar o de los objetos litúrgicos necesarios para celebrar dignamente sus ceremonias religiosas, el obispo diocesano puede permitirles utilizar una iglesia o un edificio católico y prestarles también los objetos necesarios para su culto”.

“Esto se explica también en el punto 33 del Vademécum ecuménico. Además, la Iglesia copta ortodoxa es una Iglesia apostólica cuyos sacramentos son reconocidos por la Iglesia católica y que comparte la misma concepción de la Eucaristía y del sacerdocio. Dado el carácter especial de la visita, esta autorización pretendía ser también un gesto fraternal dirigido a la Iglesia copta”

¿Habrá una oración común por los mártires, incluidos los de la Iglesia ortodoxa?

Todos tenemos presente el martirio de los 21 coptos en Libia, asesinados el 15 de febrero de 2015, de los que el Papa Francisco siempre ha dicho: “Son también nuestros mártires”. La oración común tendrá lugar en la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico sobre el tema del “ecumenismo de la sangre”, porque para el Santo Padre la sangre de los mártires es semilla de unidad.

“Los mártires ya están reunidos en el cielo, dice siempre el Papa, no los matan por ser católicos, ortodoxos o protestantes, sino por ser cristianos. Así que ya están reunidos en la Gloria de Dios porque sufrieron por el nombre de Cristo. La sangre de los mártires grita más fuerte que nuestras divisiones”

Post Comment