“No te asustes, ha sido obra del Espíritu Santo”

El Papa Francisco también concedió esta semana una entrevista a otro medio de comunicación argentino, Perfil, quien consultó al Santo Padre sobre metafísica, la Iglesia, teología, los jesuitas, comunismo, peronismo, la identidad, economía, pandemia, geopolítica, inmigrantes, Brasil, iglesias evangélicas, Argentina, movimientos sociales, curas de tercer mundo, Madres de Plaza de Mayo, la dictadura, sobre pueblos originarios y sobre volver a su país.

El periodista Jorge Fontevechhia le preguntó sobre finitud y muerte, el Papa compartió que recurre a “pensar esto, con mucha paz. También ayuda a no eternizarse en el pensamiento, porque hay gente que se cree que tiene comprado el pasado, presente y futuro hasta el año 2050. Y no, es una tentación saber que el día de mañana tengo que dejar esto e ir para otro lado, es la ley de la vida. Pero hay que recordarlo y eso hace bien”. 

El trabajo de un pastor es “armonizar”

Además de tratar diversos temas de la Iglesia, entre ellas diferencias, dificultades, denuncias, camino sinodal, el Vaticano, tentaciones, el Papa refirió que “el trabajo del Papa con la Iglesia y de un obispo con la diócesis es armonizar. Esta palabra es clave, porque cuando hablamos del Espíritu Santo tenemos que terminar en esta palabra. Un ejemplo claro, en la mañana de Pentecostés se arma un barullo bárbaro, ¿quién arma este barullo? El Espíritu Santo. Entonces, el Espíritu Santo es aquel que provoca las diferencias en la Iglesia y que después las armoniza”.

Respecto a diversos temas teológicos y disciplinarios de la Iglesia, como el trato a los divorciados vueltos a casar y el matrimonio entre personas del mismo sexo, reiteró que “todos son hijos de Dios y cada uno busca a Dios y lo encuentra, por el camino que puede. Dios solamente aparta a los soberbios, los demás pecadores estamos todos en la fila”. Sobre el tema del celibato, el Papa indicó: “yo todavía no me siento para reverlo, pero obviamente es una cosa de disciplina, nada que ver con lo dogmático, que hoy es y mañana puede no ser”. 

La inconciencia del enamorado de Jesús

¿Por qué usted se identifica con Francisco de Asís? -le preguntó Fontevechhia-; el Santo Padre le respondió que “es una cosa espontánea. Ver ese chico de familia bien que a los 20 años deja todo, hasta se desnuda adelante de su padre, y empieza una vida de creatividad impresionante. La vida de Francisco era la vida de un revolucionario, que tiene la valentía de dar vuelta totalmente a la tortilla, un inconsciente, irse a ver al califa o al sultán sabiendo que le iban a cortar la cabeza. Es la inconciencia del enamorado de Jesús. Admirable, pero no todo imitable. Son estos santos que para marcar camino se van más allá, después hay que traerlos un poquito más acá a la vida ordinaria”, dijo. 

“No te olvides de los pobres”

Recordando el día de su elección hace 10 años, le preguntaron: ¿Qué sintió en ese momento cuando le anuncian que era el Papa?: “Rigidez. Uno se defiende queriendo no sentir. Cuando en la anteúltima, la primera de la tarde, cuando la cosa era casi clara ya que iba a terminar mal (sic), se me acercó el cardenal Hummes detrás, y me dijo: ‘No te asustes, ha sido obra del Espíritu Santo’. Un gran tipo el cardenal Hummes. Y cuando salí elegido, tuve los dos tercios, y siguieron los votos, se acercó Hummes y me dijo: “no te olvides de los pobres”. Y ahí vino el nombre Francisco. Hummes me acompañó con esos dos gestos”, dijo el Papa. 

Durante la entrevista también abordaron temas de economía, el Papa respondiendo sobre el tema y la visión social de la Iglesia, indicó que “hoy día las cosas fueron más allá, y se puede dialogar muy bien con la economía y lograr pasos de entendimiento o fórmulas que van bien. En cambio, no se puede dialogar bien con las finanzas. Las finanzas son gaseosa, la economía es concreta”.

“Hay un sin fronteras formal, pero no real”

En el tema sobre la inmigración, el Papa insistió en que “hoy día, lamentablemente, hay países explotadores y países explotados, nos guste o no nos guste. Y no hay un sin fronteras lamentablemente, hay un sin fronteras formal, pero no real, porque dentro de Europa también hay diferencias que son fronterizas. Me lo imagino no como una uniformidad, o cuestión de imagen, sino como la riqueza de cada país, de cada pueblo, de cada continente intercambiándose”.

Sobre los sacerdotes, y su misión pastoral y el continuo llamado del Papa a ser “pastores con olor a oveja”, el periodista le pregunta: ¿se puede ser pastor con olor a oveja acá en el Vaticano?  “Sí, por supuesto”, dijo el Pontífice, y recordó el ejemplo del cardenal Casaroli que en los tiempos de Jun XXIII además de su exitoso trabajo como alto diplomático, también los domingos visitaba una cárcel de menores: “Esa es la gran política eclesial de mirar adelante con un corazón cercano a todos”. 

Al final de la entrevista envío un mensaje. A sus compatriotas argentinos: “Quiero agradecer a mi pueblo porque me educó el pueblo argentino. Yo soy argentino, educado por el pueblo argentino, con su riqueza y sus contradicciones, heredé todo, hijo de inmigrantes, pero argentino de alma”.

Post Comment