Myanmar. Helicópteros disparan contra escuela: al menos 11 niños muertos

Al menos 11 niños han muerto en un ataque aéreo y en disparos indiscriminados contra zonas civiles, incluida una escuela, en el municipio de Tabayin, en la región de Sagaing (Myanmar). El ataque tuvo lugar el pasado viernes 16 de septiembre. Aunque todavía se están verificando más detalles, en un comunicado UNICEF “hace llegar sus condolencias a los padres y familias que perdieron a sus hijos”. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia también informa de que “al menos 15 niños de la misma escuela siguen desaparecidos. UNICEF pide su liberación inmediata y segura”. Y, de forma más general, afirma que “las escuelas deben ser seguras. Los niños nunca deben ser atacados”.

Save the Children: proteger los derechos de los niños en el país

Save the Children, presente en Myanmar desde 1995, también condena enérgicamente el atentado en la región de Sagaing y expresa sus condolencias. “Exigimos que se respete el Derecho Internacional Humanitario y que no se ataque a los niños ni a las escuelas”, reza un comunicado emitido esta mañana. Una vez más vemos que los niños se llevan la peor parte del conflicto. Exigimos que esta violencia cese inmediatamente y que se proteja a los niños y a los civiles”. Recordando que los jefes de gobierno del mundo se reunirán en Nueva York esta semana para la Asamblea General de la ONU, el director para Asia de la organización, Hassan Noor, pide que “el Consejo de Seguridad de la ONU celebre urgentemente una reunión abierta sobre Myanmar y apruebe una resolución para proteger los derechos de los niños del país, incluido su derecho a una educación segura”. 

Testimonio de un dirigente escolar

Al informar sobre el ataque del pasado viernes, el periódico británico The Guardian informa de que una responsable de la escuela, cuyo seudónimo es Mar Mar, dijo que mientras intentaba llevar a los alumnos a refugios seguros, dos de los cuatro helicópteros Mi-35 del gobierno que sobrevolaban la zona al norte del pueblo de Let Yet Kone – a unos 110 km al noroeste de Mandalay, la segunda ciudad del país – comenzaron a atacar. Al parecer, los helicópteros utilizaron ametralladoras y armas más pesadas contra la escuela del municipio de Tabayin, que alberga a 240 alumnos de diferentes clases y está situada en el complejo del monasterio budista de la localidad. Mar Mar, que trabaja en la escuela con 20 voluntarios, dijo en una entrevista con Associated Press que nunca pensó que “serían brutalmente alcanzados por las ametralladoras”. El ataque duró una hora, informó Mar Mar, “sin parar ni un minuto”. Cuando cesó el ataque aéreo, unos 80 soldados entraron en el monasterio y dispararon contra los edificios. Los soldados ordenaron entonces la salida de todos. Mar Mar dice que vio a unos 30 estudiantes con heridas en la espalda, las piernas, la cara y otras partes del cuerpo. Algunos estudiantes habían perdido miembros. Al menos seis adultos murieron en el ataque aéreo en otras partes del pueblo. Los soldados también capturaron a más de 20 personas, entre ellas nueve niños heridos y tres profesores. Dos de las personas capturadas fueron acusadas de ser miembros de la Fuerza de Defensa Popular antigubernamental, el brazo armado de la resistencia al ejército. Las fuerzas de seguridad también quemaron una casa en la aldea, haciendo que los residentes huyeran. Mar Mar hace un llamamiento a la comunidad internacional a través de la agencia: “en lugar de ayuda humanitaria”, dice, “lo que realmente necesitamos es democracia real y derechos humanos”.

Ataques a escuelas y enfrentamientos generalizados

Myanmar Now, un servicio de noticias en línea, y otros medios de comunicación independientes de Myanmar también informaron del ataque y de la muerte de los estudiantes. Un día después de los hechos, el periódico estatal Myanma Alinn informó de que las fuerzas de seguridad habían acudido a controlar la aldea tras recibir información de que miembros de las Fuerzas Populares de Defensa se habían escondido en el interior de las casas y el monasterio y habían empezado a disparar contra las fuerzas de seguridad, causando muertos y heridos entre los habitantes de la aldea. El informe del gobierno afirma que los heridos fueron trasladados al hospital, pero no menciona la situación de los estudiantes. Según la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos, con sede en Tailandia, que vigila los derechos humanos en Myanmar, al menos 2.298 civiles han muerto a manos de las fuerzas de seguridad desde que el ejército tomó el poder en febrero del año pasado, derrocando al gobierno elegido de Aung San Suu Kyi. Desde entonces, la ONU ha documentado 260 ataques contra escuelas y personal educativo por parte de los militares. La toma del poder por parte del ejército desencadenó protestas masivas no violentas en todo el país. El ejército y la policía respondieron inmediatamente con la fuerza, haciendo que la resistencia armada se extendiera a las ciudades y al campo. Los combates fueron especialmente cruentos en Sagaing, donde varias ofensivas militares y el incendio de varios pueblos desplazaron a más de medio millón de personas, según UNICEF.  

Post Comment