Madre Paloma García: Petra de San José, una vida que vale la pena ser contada

“La vida de los santos merece la pena ser contados. En este caso, la vida de Petra de San José es muy rica, es una historia de autenticidad y consagración. De ella podemos destacar dos aspectos fundamentales de su vida, su gran confianza y abandono en Dios y la devoción a San José”, lo dijo Madre Paloma García de San José, Superiora General de las Madres de Desamparados, comentando el estreno en Italia, este 19 de octubre, de la película: “La misionera de San José”, sobre la vida de la Beata Petra de San José, fundadora de la Congregación de Madres de Desamparados y San José de la Montaña.

La presentación de Petra de San José en Roma

La Superiora General de las Madres de Desamparados comentando el estreno de la película que narra la vida de su fundadora, destacó que, “la película supone poder mostrar la fuerza que tenía esta mujer”. “Yo destacaría de ella – afirmó Madre Paloma – la confianza inconmovible que tenía en Dios para sacar adelante su obra. Piensa que hablamos de una mujer, Petra de San José, que nace en el siglo XIX, en el año 1845, en un pueblo pequeño de Andalucía, en el Valle de Abdalajís, con todos los componentes que podían suponer, sociales, familiares, de aquel entonces para la mujer y como ella, con el grupo de compañeras del valle, con su empuje, su arranque y su confianza en Dios, va saliendo adelante, iba forjando poco a poco ese carácter y esa opción por dar la vida a los pobres”.

Presentación de la película en Roma
Presentación de la película en Roma

Petra tenía una confianza inconmovible en Dios

La Madre Paloma García también señaló que, Ana Josefa fue una mujer que poco a poco fue descubriendo la llamada de Dios a consagrar su vida al servicio de los pobres. “Ella – indicó la Superiora – como toda adolescente, como toda chica, le gustaba arreglarse, le gustaba ir a las fiestas, tuvo novio, estuvo comprometida a punto de casarse, pero Dios va marcándole el camino para decirle tu vida es mía, te quiero toda para mí, quiero que tu vida sea para los pobres”. Y en los momentos de dificultad con la oposición de su familia, la oposición frontal de su padre, que no la dejaba, la oposición frontal de todo el pueblo, ella poco a poco va dando esos pasos para poder dedicarse a los más desamparados de la sociedad.

La religiosas con los restos de su fundadora
La religiosas con los restos de su fundadora

Salir al encuentro de los más vulnerables de la sociedad

En este sentido, la Madre Paloma definió el carisma de la Congregación fundada por Petra de San José, es decir, el desamparo, “lo definimos un poco como el amor misericordioso que sale al encuentro de las necesidades, polarizado como en los dos extremos más vulnerables de la sociedad que son los ancianos y los niños”. Ella empezó acogiendo a ancianos y rápidamente en Málaga empezó a coger niños. En la actualidad es un poco a lo que nos dedicamos, a acoger niños y ancianos. Si madre Petra hoy viviese, iríamos avanzando está como avanza la sociedad, seguiríamos acogiendo a todas las necesidades que se nos presentan, abriéndonos a nuevos apostolados. Por ejemplo, hace unos años en España nos abrimos al apostolado de la vida, para acoger a madres gestantes que quieren seguir adelante con su embarazo y se ven obligadas a abortar o a estar en la calle porque no tienen a dónde ir, pues ella iría avanzando con esas necesidades del desamparo.

Madre Paloma García en su apostolado
Madre Paloma García en su apostolado

Un apóstol josefino en el siglo XIX

Otro aspecto que destacó la Superiora General de la vida de la Beata Petra de San José, además de esa gran confianza en Dios que la llevo a hacer esta obra tan bonita y que va unida a su vida es la devoción a San José. “Nosotros somos Madres de Desamparados y de San José de la Montaña. Ella, aparte de dedicarse completamente a los pobres, dedica también su vida a rendirle tributo a San José, a consagrarse a San José, extiende la devoción del Santo desde que ella funda la Congregación, vemos claramente que San José la va guiando, es San José el que logra de su padre el permiso para poder dedicarse a los pobres, y por ello San Juan Pablo II, cuando la beatificó el 16 de octubre de 1994 la llamó, apóstol josefino en el siglo XIX.

“Creo que cuando ella en Barcelona ve el terreno que le habían donado para construir un hogar y ve ese terreno tan grande piensa en que realmente ahí es el sitio donde el Señor la inspiró para crear un foco de devoción Josefina. Funda el primer santuario dedicado a San José en España y en Europa y uno de los primeros del mundo. El Santuario de San José de la Montaña que tiene la devoción propia porque es una imagen propia, con un nombre propio San José de la Montaña. La gente decía vamos a ver a San José, el de la montaña y de ahí se quedó el nombre. Y es la primera imagen coronada del mundo de San José”.

San José de la Montaña
San José de la Montaña

Petra enseña a los jóvenes a decir “si” al Señor

La vida de la joven Ana Josefa, descrita en esta película religiosa, cautiva a los jóvenes, explicó la Madre Paloma, es una historia que merece la pena ser contada, sobre todo, a los jóvenes de hoy. “Creo que los jóvenes hoy en día buscan autenticidad y cuando ven que hay una vida de una persona que se ha consagrado a Dios o que está convencida de lo que hace y que lo da todo por esa opción que es radical, que es auténtico, creo que eso se sintetiza muy bien en la vida de Madre Petra que lo deja absolutamente todo por los pobres”. La Religiosa española señaló que, hoy en día los jóvenes buscan historias como la de Petra de San José que hizo una opción radical y dedicó su vida a los desamparados, que dio sentido a su vida sirviendo a los más vulnerables de la sociedad.

Beata Petra de San José
Beata Petra de San José

La pandemia no frenó la misericordia

Y dirigiendo su mirada a nuestros tiempos marcados por la pandemia, la Madre Paloma García dijo que, este duro momento que ha pasado la humanidad nos ha servido para manifestar nuestra solidaridad con los más necesitados. “Nosotros tenemos muchas residencias de ancianos tanto en España, como en Latinoamérica, pues algunas de ellas lo han pasado muy mal porque evidentemente es enfrentarte a un miedo. Yo ahora le voy diciendo los trabajadores y a las madres, gracias por vuestro trabajo porque no solamente cuidar a los que tenéis y no además intentar cuidaros vosotros y cuidar también vuestras familias”. Ha sido un tiempo de incertidumbre, de miedo, que se ha vivido con mucha confianza. No nos quedamos solamente con lo malo que nos ha traído, sino también con la unión que se ha conseguido generar en todos los sitios de trabajo, en todas las casas, de que no estamos solos caminamos juntos, de estoy a tu lado sé que estás sufriendo. Hemos notado un poco el resurgir de la gente después de querer presentarse a Dios, por ejemplo, en el sencillo hecho de tener la Iglesia abierta y es que viene más gente que venía antes, viene más gente a lo mejor solamente a rezar con el Santísimo expuesto cuando tenemos la oración, pero viene más gente.

Apostolado con los niños
Apostolado con los niños

La vida de los santos merece la pena ser contada

Finalmente, Madre Paloma García invitó a todos los fieles a ver la película de Petra de San José, ya que en los últimos tiempos hay producciones religiosas que están compitiendo con superproducciones. “Creo que la vida de los santos merece la pena ser contada, creo que no se van arrepentir. Ahora este mes de noviembre, si Dios quiere, entre el 13 y el 17 empezamos a estrenar en México, en Perú, en Colombia, en Centroamérica y yo les invitaría a toda la gente de todo corazón que aproveche esta oportunidad de ver la vida de Petra de San José. No se van a arrepentir, van a descubrir una vida rica, la película se hace corta porque se te queda muy corta y te acerca un poquito a una figura más de una mujer que merece la pena ser contada, una historia que merece la pena ser contada y por lo tanto merece la pena ser vista”.

Algunos religiosos en la presentación
Algunos religiosos en la presentación

Post Comment