Los curas trepadores son ridículos, un cura está cerca de la gente

El Santo Padre mantuvo un amplio diálogo el lunes pasado, en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, con los seminaristas y sacerdotes que estudian en Roma. A Francisco le hicieron diez preguntas.

El buen sacerdote y el estilo de Dios

A una pregunta que le planearon acerca de la concreción de la misericordia, el Papa respondió que es necesario aprender el lenguaje de los gestos que expresan cercanía y ternura. Y esto también se aplica a la hora de pronunciar las homilías: “dejar que la expresión sea total”, dijo.

“Si tú no eres humano con los gestos, la mente también se vuelve rígida y en el sermón dirás cosas abstractas que nadie entiende, y alguien tendrá la tentación de salir a fumar un cigarrillo”

Francisco habló de los tres lenguajes que revelan “la madurez de una persona: el lenguaje de la cabeza, el lenguaje del corazón y el lenguaje de las manos”, e instó a las personas a aprender a expresarse “con estos tres lenguajes: que yo piense lo que siento y hago, que sienta lo que pienso y hago, y que haga lo que siento y pienso”.

Y entonces hay que asumir el estilo de Dios – prosiguió – que es la cercanía. Porque Dios “se hizo cercano en la encarnación de Cristo. Está cerca de nosotros”. “Un buen sacerdote es cercano, compasivo y tierno” – aclaró Francisco – reiterando que el estilo de Dios “es siempre cercanía, compasión y ternura”.

Los seminaristas y sacerdotes mientras escuchan al Papa

Los seminaristas y sacerdotes mientras escuchan al Papa

Mantener el contacto con el pueblo de Dios

A la pregunta de cómo vivir el sacerdocio sin perder ese olor a oveja que debe ser propio del ministerio sacerdotal, Francisco respondió que aunque uno se dedique a los estudios o al trabajo en la Curia “es importante mantener el contacto con el pueblo, con el pueblo fiel de Dios, porque ahí está la unción del pueblo de Dios: son las ovejas”.

Al perder el olor de las ovejas, al distanciarse de ellas, podrá ser “un teórico, un buen teólogo, un buen filósofo, un muy buen curial que hace todas las cosas”, pero habrá perdido “la capacidad de oler a las ovejas”. “De hecho, tu alma ha perdido la capacidad de dejarse despertar por el olor de las ovejas” – señaló el Papa – y recomendó mantener experiencias pastorales “en una parroquia, en un hogar de niños o chicos, o en una residencia de ancianos, lo que sea”, para no perder el contacto con el pueblo de Dios.

Además, Francisco reiteró lo que él llama el principio de las cuatro proximidades de los sacerdotes: la cercanía a Dios – la oración – la cercanía al obispo, la cercanía a los otros sacerdotes y la cercanía al pueblo de Dios”

“Si no hay cercanía al pueblo de Dios, no eres un buen sacerdote”

El Papa mientras responde a una de las preguntas

El Papa mientras responde a una de las preguntas

El sacerdocio no es “comodismo” ni “arribismo”

El Papa habló asimismo de los sacerdotes que viven el sacerdocio como si fuera un “trabajo”, con horarios fijos, sacerdotes oficiales, que buscan la tranquilidad – “no molesten al cura, el cura está ocupado” – y una vida cómoda; el “comodismo” en definitiva. “El sacerdocio es un servicio sagrado a Dios – explicó – es el servicio del cual la Eucaristía es el grado más alto, y es un servicio a la comunidad”. A continuación, abordó el tema de los “sacerdotes escaladores”, aquellos que pretenden hacer carrera, invitándolos a dejar de hacerlo:

“El escalador al final es un traidor, no es un servidor. Busca lo suyo y luego no hace nada por lo de los demás”

Francisco también les contó una anécdota sobre su abuela, una emigrante italiana en Argentina – como muchos otros italianos que se trasladaron a América y formaron una familia allí – a la que le gustaba ofrecer enseñanzas sencillas, como una “catequesis” normal.

La abuela del Papa

“La abuela nos enseñaba: ‘En la vida hay que progresar’, es decir, inmediatamente los ladrillos, la tierra, la casa, progresar, es decir, hacerse una posición, una familia, y nos enseñaba esto. Pero ojo, no hay que confundir progresar con escalar, porque el escalador es alguien que sube, sube, sube y cuando está arriba muestra el… ¡la abuela decía la palabra! – continuó el Pontífice – te lo muestra, es así, te lo muestra. Lo único que hacen los escaladores es hacer el ridículo. Esto me ha hecho bien en la vida”.

Para un sacerdote, en cambio – prosiguió el Papa – lo importante es la comunión, la participación y la misión, el servicio a los demás, “el peligro de buscar el propio placer y la tranquilidad, es el peligro de escalar y, desgraciadamente, en la vida hay muchos arribistas”.

Algunos participantes durante el encuentro con el Papa

Algunos participantes durante el encuentro con el Papa

Acompañamiento espiritual

En el amplio diálogo que mantuvo en el Aula Pablo VI, Francisco destacó también la importancia de la dirección espiritual – confirmando, sin embargo, que prefería el término “acompañamiento espiritual” – que no es obligatoria, pero ayuda en el camino de la vida y es bueno confiarla a una persona distinta del confesor. El Papa subrayó que lo importante es que se trata de dos funciones distintas.

“Tú vas a ver al confesor para que te perdone tus pecados, y vas preparándote sobre los pecados. Vas al director espiritual para contarle las cosas que pasan en tu corazón, las emociones espirituales, las alegrías, los enfados y lo que pasa dentro de ti”

El Pontífice explicó que relacionándose “sólo con el confesor y no con el director espiritual”, no se crece, “esto no va” – dijo – y si uno se relaciona “sólo con un director espiritual, un acompañante” y no va a confesar sus pecados – añadió – “esto tampoco va”, “son dos papeles diferentes”.

A continuación, precisó que la dirección espiritual no es un carisma clerical, un carisma sacerdotal, sino un carisma bautismal, y que “los sacerdotes que hacen dirección espiritual tienen el carisma no porque sean sacerdotes, sino “porque están bautizados”.

“La persona que no está acompañada en la vida genera ‘hongos’ en el alma, los hongos que luego te molestan. Enfermedades, soledades sucias, tantas cosas malas”

En cambio, es importante estar acompañados, reconocer que necesitas que te acompañen, que te “aclaren las cosas”, que reconozcas que necesitas que alguien te ayude a entender tus emociones espirituales: “Qué quiere el Señor con esto, ¿dónde está la tentación?”. El Pontífice comentó:

“He encontrado algunos estudiantes de teología que no sabían distinguir una gracia de una tentación”

Y explicó que el acompañamiento espiritual puede ser realizado por un sacerdote, un obispo, o también por una monja o un laico que sea una persona sabia.

El saludo dirigido al Papa por el prefecto del Dicasterio para el Clero, cardenal Lazarus You Heung sik

El saludo dirigido al Papa por el prefecto del Dicasterio para el Clero, cardenal Lazarus You Heung sik

Diálogo entre la ciencia y la fe

A partir de una pregunta sobre el diálogo entre ciencia y fe, el Papa invitó en primer lugar a estar abiertos a las preguntas de los estudiosos y a las inquietudes de la gente o de los universitarios, a escuchar y a mantener siempre una actitud positiva, abierta y humilde:

Ser humilde, tener fe, no es tener la respuesta a todo. Ese método de defender la fe ya no funciona, es un método anacrónico. Tener fe, tener la gracia de creer en Jesucristo es estar en el camino. Y eso es lo que el otro debe comprender: que uno está en camino, que no se tienen todas las respuestas a todas las preguntas

Teología de la defensa

Retrocediendo en el tiempo, Francisco recordó que una vez “estaba de moda una teología de la defensa y había libros con preguntas para defender”. “Cuando yo era niño, ese era el método para defenderse –dijo – son respuestas, algunas buenas, otras cerradas, pero no sirven para dialogar”. Es como si dar una respuesta “decretara una victoria”.

El verdadero espíritu del progreso humano

“No, no va” – enfatizó el Pontífice – y recomendó mantener siempre abierto el diálogo con la ciencia, aunque no se tengan las respuestas, y si acaso, dirigir a la persona a la que no se pudo responder hacia quien puede ofrecer más aclaraciones. El diálogo es decir: “No puedo explicarte esto, pero debes acudir a estos científicos, a estas personas que quizás te ayuden”. En cambio, debemos “huir de la oposición entre religión y ciencia – exhortó el Papa – porque éste es un mal espíritu, no es el verdadero espíritu del progreso humano”.

“El progreso humano hará avanzar la ciencia y también preservará la fe”

Un momento musical que se le ofreció al Santo Padre

Un momento musical que se le ofreció al Santo Padre

Caminar entre muchas dificultades, caerse y volver a levantarse

Al responder a otra de las preguntas, el Pontífice describió la vida como “un continuo desequilibrio”, porque se camina entre muchas dificultades, cayendo y levantándose, y animó a no tener miedo y a discernir, en cambio, en ese desequilibrio cotidiano, porque:

“En el desequilibrio hay mociones de Dios que te invitan a algo, al deseo de hacer el bien”

Saber vivir en desequilibrio

“Saber vivir en desequilibrio” lleva a “un equilibrio diferente”, un “equilibrio dinámico” regido por Dios – señaló Francisco – que también se detuvo en estos conceptos al hablar del “recto discernimiento”.

“El discernimiento siempre es desequilibrado”

Gracia de la experiencia espiritual

Y aclaró que “el discernimiento correcto es buscar cómo este desequilibrio encuentra su camino hacia Dios, y no encuentra el ‘equilibrio'”. En todo caso, el desequilibrio siempre se ‘resuelve en un plano superior, no en el mismo plano. Y esto es una gracia de la oración, una gracia de la experiencia espiritual”.

Es buscar hacer la voluntad de Dios, lo que lleva a resolver el desequilibrio, pero en otro nivel. “En la práctica – añadió el Papa – el desequilibrio entra en la oración, entra en el camino del Espíritu Santo” que “lleva a una nueva situación armoniosa”. Y a continuación, el Pontífice reiteró lo importante que es la formación de los seminaristas, especialmente la espiritual, y recomendó la vida comunitaria:

“Aprender a vivir en comunidad y no caer después en la crítica de unos a otros, en los partidos dentro del presbiterio”

Los presentes en el Aula Pablo VI

Los presentes en el Aula Pablo VI

Los peligros de internet

Durante el encuentro con los sacerdotes y seminaristas que estudian en la capital italiana, el Papa también les habló de su relación con la tecnología y su incomodidad con las herramientas digitales modernas. Les contó que recibió un teléfono móvil de regalo nada más ser ordenado obispo en Argentina, y que lo utilizó para una única llamada a su hermana y lo devolvió inmediatamente. “No es mi mundo, pero hay que usarlos”, dijo a los presentes, aunque “con cautela”. Francisco hizo hincapié en los peligros de internet, como la pornografía digital, que lamentablemente es una tentación para muchos, incluso para los religiosos: “Es algo que debilita el alma. Debilita el alma. El diablo entra por ahí: debilita el corazón sacerdotal”.

Post Comment