Imagen de la Virgen María queda intacta tras derrumbe de la Catedral de Turquía

El sismo en Turquía de este lunes provocó el derrumbe de su Catedral, sin embargo, pese a las sacudidas generadas por el movimiento, una imagen de la Virgen de María se mantuvo de pie en su nicho y sin daño alguno.

La imagen de Nuestra Santa Madre se encontraba ubicada en un nicho frontal cerca del altar de la Catedral de la Anunciación en la ciudad de Alejandreta, en la provincia de Hatay, considerada la principal iglesia del Vicariato Apostólico de Anatolia.

Luego de que en la madrugada de este lunes 6 de febrero, se presentará un terremoto de magnitud 7,8, que afectó el sudeste de Turquía y el noroeste de Siria, y otro más a las 13:30 (hora local), de escala 7,5, que sacudió el centro de Turquía, el templo católico se derrumbó prácticamente en su totalidad.

Pese al sismo, la imagen Virgen María y el Altar están de pie
De acuerdo con las imágenes que se han difundido, la totalidad del techo de la bóveda central de la Catedral colapsó y en medio del derrumbe quedó de pie la imagen de la Virgen María, colocada en un nicho que se encuentra a la derecha del altar, viéndolo de frente.

Así mismo, y el altar del templo quedó totalmente intacto y en las fotografías que circulan en redes sociales se puede observar que tanto el sagrario, como los candelabros junto con sus velas se mantuvieron en pie.

Por medio de un mensaje publicado en su cuenta de Facebook, el padre Antuan Ilgit, sacerdote jesuita, manifestó su sentir por la caída de la Catedral e informó que por el momento se encuentra concentrados en el comedor, a dónde llevó la imagen de la Virgen María.

Sigamos confiando en Dios

“Todos estamos en el comedor que es más ágil, donde también celebramos la Santa Misa. Traje la imagen de la Virgen María desde la Catedral, esta imagen será nuestra fortaleza y con ella enfrentaremos todo. Sigamos confiando en Dios y su Santa Providencia”, indicó el párroco en su mensaje.

En el mismo mensaje, el padre indicó que el colapso de la Catedral fue impresionante y sorpresivo, ya que “¡justo ayer celebramos la misa dominical allí! Pero ahora las piedras vivas son las que necesitan atención y con ellas, con la ayuda de Dios, podemos reconstruir todo”.

De la misma manera, añadió Antuan Ilgit, junto con un grupo de monjas que llegaron recientemente para comenzar la vida monástica, amigos italianos y muchos otros, están trabajando para apoyar a los damnificados por los terremotos.

“Estamos tratando de acoger a un grupo de personas, católicos, ortodoxos, armenios y musulmanes. Vamos a compartir lo que tenemos para hoy y tal vez hasta para mañana”, aseveró el jesuita.

Derivado de la catástrofe, el gobierno turco ha decretado el nivel 4 de alarma y ha pedido ayuda internacional después de que más de mil edificios de varias provincias del sur de Turquía y norte de Siria fueran derribados por el fuerte terremoto; además decretó siete días de luto por la tragedia.

Post Comment