Comunidad San Egidio: ecos después de la jornada del Grito por la Paz en el Coliseo

En el programa de Estudio 9 tuvimos con nosotros a Giovanni Impagliazzo, encargado de América Latina de la Comunidad de San Egidio, quien ha organizado el encuentro entre el Papa Francisco y los diferentes líderes religiosos y políticos, para juntos rezar y firmar un documento por la paz en el mundo.

Con Giovanni Impagliazzo de la Comunidad San Egidio

Con Giovanni Impagliazzo de la Comunidad San Egidio

No nos resignemos a la guerra

Antes de pronunciar su discurso, Francisco participó en un momento de oración en el interior del Coliseo en presencia de representantes de las Iglesias y Comunidades Cristianas, mientras que los líderes de otras religiones se reunieron en oración en varios lugares de la ciudad. Luego, se dirigió al escenario instalado en el exterior del Anfiteatro Flavio, donde siguieron momentos conmovedores: tetimonios de quien ha sufrido la guerra, o se han visto violados sus derechos. 

Las imágenes corrieron impresionantes en un minuto de silencio, recordando a las víctimas de la guerra, el terrorismo, la violencia y la trata de seres humanos. Al final, la firma del Llamamiento de Roma por la Paz por parte del Papa Francisco y de los demás líderes religiosos, luego entregado a algunos chicos y chicas por la escritora, testigo de la Shoá, Edith Bruck y simbólicamente a toda la juventud del mundo.

Que los gobernantes se inclinen a escuchar con seriedad y respeto

Estas palabras hicieron parte del discurso del Papa Francisco.  Las impresiones de Giovanni en lo que fue esta jornada  es que como dijjo, el mlundo entero ese día lanzó un grito por la paz. Después de la pandemia, ver a líderes religiosos reunidos, dio un nuevo entusiasmo a quienes participaron, para continuar rezando cada uno a su manera al Señor en el Cielo, para que ayude a los hombres y de caminos de paz. 

“La paz es un grito que merece ser escuchado”. Este año, dijo el Papa, nuestra oración se ha convertido en un “grito”, porque hoy la paz está gravemente violada, herida, pisoteada: y esto en Europa, es decir, en el continente que vivió las tragedias de las dos guerras mundiales del siglo pasado. Estamos en la tercera. Lamentablemente, desde entonces, las guerras no han dejado de ensangrentar y empobrecer la tierra, pero el momento que vivimos es particularmente dramático.

El llamamiento por la paz fimado por el Papa, los líderes religiosos y gobernantes, pide que cada religión, cada líder religioso participante en este evento se compromete en derribar el muro del armamentismo. Cada líder se compromete a discutir en sunación sobre la disminución de los gastos militares, eliminación de las amenaza nuclear. Y buscar el diálogo en los conflictos existentes. 

Post Comment