CLAR: “Las mujeres del Alba”, horizonte inspirador 2022-2025

“En medio de la oscuridad, las mujeres se ponen en camino…”: así comienza la explicación de la Confederación Latinoamericana de Religiosos, CLAR, sobre su horizonte inspirador para el trienio 2022-2025: “Las mujeres del Alba”. 

En un proficuo comunicado enviado por la CLAR a Vatican News, explican que “Las Mujeres del Alba, las de la más radical osadía, las que sostienen la esperanza aferradas a la promesa, las que caminan rompiendo la noche y en estado de misión le abren boquetes al Espíritu para que pueda entrar y fecundarlo todo”.

La Vida Religiosa del continente, que estuvo reunida en Colombia del 1º al 4 de junio en una Asamblea General, definió este lema para su nuevo trienio. “Hoy más que nunca estamos convencidos de que la verdadera reforma viene del encuentro con Jesús, al eco de su Palabra, en el aprendizaje de sus actitudes y criterios, en la asimilación de su estilo. Esto lo saben bien las Mujeres del Alba, esas que supieron transformar su propia existencia en el encuentro con Jesús, ellas que, movidas por el amor, se lanzaron a los caminos. Que contemplar a las Mujeres del Alba, le abra espacio al Espíritu y anime a la Vida Religiosa del Continente a dar la vida. Que este Horizonte Inspirador nos sitúe en el lugar de la osada esperan”, afirman. 

En el continente hay “mucha gente que entrega su corazón”

La CLAR explica el contexto que fundamenta este horizonte inspirador, describiendo la realidad socio-económica del continente: puntualiza que estos últimos años, la pandemia ha creado una situación inédita: 

“Las condiciones de vida de los latinoamericanos y caribeños se han agravado, causando la muerte de cientos de miles de personas y acrecentando la desigualdad y la falta de crecimiento económico de países que, por una parte, toman conciencia de los numerosos males que les aquejan y, por otra, no cuentan con los medios materiales, culturales y políticos suficientes para superarlos. En esta lucha contra el Covid 19 no siempre brilló la solidaridad, algunos acapararon las vacunas dejando a otros a merced de la devastación”. 

Olas de agitación socio-política por motivos distintos desde 2019

La Confederación recuerda que, desde 2019, “los reclamos contra la desigualdad han sido el denominador común” de las olas de agitación socio-política en varios países: “Por todas partes se levantan quejas contra la concentración del poder económico y político. La democracia es amenazada por los poderosos y a veces por los mismos políticos. La prensa en algunos países es censurada. En otros, o en los mismos, la independencia de los tribunales es ensombrecida”.

En el texto, la CLAR se detiene en múltiples problemáticas: la fragilidad del planeta, la violencia, la situación de los migrantes y refugiados, entre otras. Al mismo tiempo, remarcan que “en América Latina y el Caribe crece la conciencia de la dignidad de la mujer”.

“Las mujeres exigen paridad y la están consiguiendo en muchos espacios. La conciencia de la riqueza cultural y espiritual de los pueblos originarios se abre espacio. Recuperan sus tierras y sus lenguas. Rompen con la supuesta homogeneidad de países que se tienen por blancos. Hay también políticos que logran liberarse del lobby, estudian la realidad del Continente y forjan políticas públicas que promueven el desarrollo integral de sus países; y partidos que verdaderamente creen en la democracia y la defienden a toda costa”.

La CLAR y el camino sinodal

En el documento, los religiosos latinoamericanos y caribeños consideran que “nuestra Iglesia continental ha vivido procesos sinodales esperanzadores pero incipientes, como el Sínodo de la Amazonía, la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe y, actualmente, el Sínodo de la sinodalidad”. En dichos ámbitos, subrayan que la vida religiosa y, de manera directa, la CLAR, ha jugado un rol imprescindible de primer orden.

“Crece la conciencia de querer convertirnos en una Iglesia sinodal”, aseveran, una Iglesia en la que los cambios vengan con el involucramiento de todos, “pero especialmente mediante la escucha a la voz de las mujeres y los pobres”, cuyas palabras son excluidas rompiendo con el llamado a caminar juntos, constatan.

En este trienio, la CLAR se dispone a “velar la aurora de una Iglesia sinodal, asistiendo el despuntar de esta nueva hora de la salvación”.

Post Comment